sábado, 13 de febrero de 2010

El Sistema Jurídico de la Revolución de Mayo de 1810 y su fuente en el ordenamiento social Judeo-Cristiano.

Levítico 25: Jehová: "Y la tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; que vosotros peregrinos y extranjeros sois para conmigo. Por tanto, en toda la tierra de vuestra posesión, pagareis rescate á la tierra".


Ley de Enfiteusis de la Revolución de Mayo: "La tierra es de los argentinos, usad toda la que necesitéis, debes pagar por su uso".


Este ordenamiento social de acceso a la tierra es contrario al vigente en la argentina y contrario al impuesto por el Imperio Romano mediante el derecho y la propiedad romana de apropiación de la tierra a perpetuidad y apropiación del mayor valor de la tierra por parte de los propietarios.


Con motivo de la dominación del Imperio Romano al pueblo de Israel la regla sobre el ordenamiento social fue modificada y los gastos del ordenamiento social de ser solventada por el rescate a la tierra -luego RENTA fundiaria- paso a ser solventada por los impuestos al trabajo cobrados por los romanos.


Impuesto es el tributo que los romanos imponían a sus sometidos. Los romanos veían solo "valor" en las mercaderías -luego sistema Mercantilista- es decir en el fruto del trabajo de hombre por eso cambiaron el sistema rentístico, por el impositivo. Los israelitas en cambio, veían como genuinos recursos del estado el aumento del valor en la tierra como principio de orden para sostener a la sociedad.


La violación del principio de orden mosaico genero entonces rápidamente una sociedad de clases; los ricos o apropiadores de la renta fundiaria y los trabajadores que degradaban su trabajo hasta hacerlo digno del esclavo, ya que ahora, no solo debian sostener al estado con crecientes impuestos sino que la renta fundiaria iría a parar; no, a solventar los gastos del estado, sino a la mano de "los ricos" que sin trabajar se enriquecían. Los beneficiarios de la apreciación de la renta fundiaria rápidamente dominaron a los rabinos del alto clero.


El movimiento liderado por Cristo -que es un sin tierra- intenta reponer la ley mosaica para volver a tener acceso a la tierra y terminar con las perversas reglas de juego impuestas por Roma. La complicidad del alto clero liderado por Caifas ven en esta idea el fin de sus privilegios y liderazgo.


El cristianismo primitivo no quería significar, al orar por la venida del reino de Cristo, un reino en el cielo, sino un reino sobre la tierra. Si Cristo hubiese predicado simplemente para el otro mundo, los altos sacerdotes y los fariseos no le hubieran perseguido, los soldados de Roma no hubieran clavado sus manos en la cruz.

¿Por qué fue perseguido el cristianismo? ¿Por qué fueron sus primeros creyentes arrojados a las bestias, quemados para alumbrar los jardines del tirano, cazados, torturados, muertos por todos los crueles procedimientos que un ingenio infernal podía sugerir? No porque fuese una nueva religión que se refiriese únicamente a lo futuro.

Roma era tolerante para todas las religiones. Era orgullo de Roma que todos los dioses estuviesen acogidos en su panteón. Era orgullo de Roma el no intervenir en la religión de los pueblos conquistados por ella. Lo perseguido por ella fue un gran movimiento de reforma social, el evangelio de la justicia, oído con agrado por pecadores vulgares, llevado por trabajadores y por esclavos a la ciudad imperial.

La revelación cristiana era la doctrina de la igualdad humana, de la paternidad de Dios, de la igualdad de los hombres. Minaba en su misma base aquella monstruosa tiranía que tenía opreso al mundo civilizado; rompía las cadenas de los cautivos, las argollas del esclavo; y aquella monstruosa injusticia que permitía a una clase despilfarrar los productos del trabajo, mientras aquellos que trabajaban apenas podían nutrirse.

Esta es la razón por la cual fue perseguido el cristianismo primitivo. Y cuando aquélla no pudo contenerlo por más tiempo, las clases privilegiadas adoptaron y pervirtieron la nueva fe y vino a ser al fin, no el cristianismo puro de los primeros días, sino un cristianismo que, en muy grande extensión, era el servidor de las clases privilegiadas.

Y en vez de predicar la esencial paternidad de Dios, la esencial hermandad de los hombres, sus altos sacerdotes infundieron en todas las puras verdades del Evangelio la blasfema doctrina de que el Todopoderoso distinguía entre personas y de que, por su voluntad, y por su mandato existe esta monstruosa injusticia que condena a grandes masas humanas a una extenuadora tarea sin recompensa.

No es que ha fracasado el cristianismo; el fracaso ha estado en esa especie de cristianismo denominado Catolico Romano que se ha predicado para sostener el sistema jerárquico de clases privilegiadas de tipo Romano. Jesucristo no fue un mano santa hacedor de milagros, Jesucristo fue un reformador social que solo intentaba reponer el principio de orden de la ley mosaica sobre la tierra prometida.

Nada es más claro que si somos todos hijos del Padre universal, todos tenemos derecho al uso de sus mercedes. Nadie osa negar esta proposición. Pero los hombres que vuelven sus rostros contra las conclusiones de aquélla, dicen virtualmente: “¡0h!, sí; eso es verdad; pero es imposible llevarla a efecto”. Mas pensad en lo que esto significa.

Este es el mundo de Dios y, sin embargo, tales hombres dicen que este es un mundo en el que la justicia de Dios, la voluntad de Dios no puede llevarse a la práctica. ¡Qué monstruoso absurdo! ¡Qué monstruosa blasfemia! Si el Dios amoroso debe reinar, si sus leyes son no sólo las leyes del universo físico, sino del universo moral, tiene que haber un medio de llevar a efecto su voluntad, tiene que haber un camino para hacer justicia igual a todas sus criaturas.

Y así es. Los hombres que niegan que hay medio práctico de llevar a efecto la percepción de que todos los seres humanos son igualmente hijos del Creador, cierran sus ojos al camino llano y patente.

Es desde luego imposible en una civilización como la nuestra dividir la tierra en pedazos iguales; tal sistema pudo adoptarse en un primitivo estado social, entre un pueblo como aquel para quien se forjó el Código mosaico.
Hemos progresado en civilización hasta más allá de tan toscos regímenes, pero no hemos progresado ni podemos progresar hasta más allá de la providencia de Dios.

Hay un medio para asegurar los derechos iguales de todos, no dividiendo la tierra en pedazos iguales, sino tomando para uso de todos aquel valor que se adhiere a la tierra, no como el resultado del trabajo individual sobre ella, sino como resultado del aumento de población y del progreso de la sociedad. Por ese medio todos estarían igualmente interesados en la tierra de su país nativo. Si uno utilizaba un pedazo de más valor que su vecino, pagaría un impuesto más pesado. Si no usaba tierra directamente, aun así sería un igual partícipe en la renta. He aquí el camino sencillo.

Pero en el gran echo social de que a medida que la población crece y se realizan las mejoras y los hombres progresan en civilización, la única cosa que sube en todas partes es el valor de la tierra, podemos ver una prueba de la bondad del Creador.

Porque, considerad lo que significa. ¡Significa que las leyes sociales son adecuadas para el hombre progresista! En un primitivo estado social en que no son necesarios gastos colectivos, no se adscribe valor a la tierra.

El único valor adherido lo es a las cosas producidas por el trabajo. Pero a medida que la civilización marcha, a medida que se efectúa la división del trabajo, a medida que los hombres se concentran, las necesidades comunes crecen y la necesidad de rentas públicas nace. Y de igual modo, en este valor que se adhiere a la tierra, no por razón de lo que el individuo haga, sino por virtud del desarrollo de la sociedad, hay una previsión dispuesta — podemos decir confiadamente que dispuesta — para satisfacer las necesidades sociales.

Exactamente, a medida que la sociedad crece, crecen las necesidades comunes y crece este valor adherido a la tierra — en el caudal predispuesto para que aquéllas puedan ser satisfechas —. Aquí hay un valor que puede ser tomado sin infringir el derecho de propiedad, sin tomar nada del productor, sin disminuir la natural recompensa de la actividad y de la laboriosidad.

Además, aquí hay un valor que tiene que ser tomado si queremos impedir el más monstruoso de todos los monopolios.

¿Qué significa todo esto? Significa que en el plan creador, el natural avance de la civilización es un avance a una cada vez mayor igualdad, en vez de serlo a una cada vez más monstruosa desigualdad.

Hace 300 años renacen las ideas cristianas en Inglaterra -independiente de la Iglesia Catolica Romana. Nace el primitivo cristianismo ahora bajo el nombre de "Liberalismo Clásico" que llevara a ese paupérrimo país a la cima de las naciones civilizadas. "El hombre libre es dueño del total del fruto de su trabajo" y esto logró rápidamente la Revolución Industrial.
El antiguo ordenamiento mosaico-cristiano reverdecia como principio de orden mediante la denominada Escuela Fisiocratica de Quesnay y la grande escuela industrial de Adam Smith en las tres grandes revoluciones: la Inglesa, la Francesa y la Americana y luego recogida por la Revolución de Mayo de 1810.

La Revolución Francesa es neutralizada por el Código Napoleónico -copia del código canónico de tipo romano- que repone la propiedad jerárquica romana. Voltaire acusaría a los conservadores de la antigua barbarie romana del fracaso de la revolución y ve en los abogados instruidos en el antiguo régimen romano,-impulsados por las clases privilegiadas- a lograr el fracaso de la Revolución.

La Revolución de Mayo de 1810, consolidada en la Constitución de 1853 es puesta en contradicción por el Código Civil Argentino que en 1869 termina con le principio de orden rentístico de la Ley de Enfiteusis y repone en el articulo 2503 el perverso y jerárquico sistema romano de propiedad que trae en su germen la adopción del sistema Tributario esclavista. Las universidades serian el campo de batalla para borrar de la curricula los principios de Mayo y reemplazarlos por los del Derecho Romano en la nuevas carreras de Derecho y luego de Economía. Hoy nadie en la Argentina sabe de que se trató la Revolución de Mayo de 1810.

En 1900 al terminarse la conquista de tierras libres en los EE.UU. los grandes monopolistas de tierra del Este de los Estados Unidos que manejaban los consejos de administración de la Universidades borran en las cátedras todo vestigio del sistema rentístico que promulgaba la Revolución Americana y lo reemplazan por la escuela "Neo Liberal". El Neo liberalismo es al liberalismo lo mismo que el Catolicismo Romano al Cristianismo, su contra reforma.

De la tensión de civilización causada por el sistema tributario mercantilista que daría origen al capitalismo, es decir al moderno ascenso de los ricos -apropiadores de los genuinos recursos del estado, la renta fundiaria- nace la economía socialista de tipo tributario que trata de eliminar el valor de la tierra mediante su nacionalización. El socialismo en vez que tomar el mayor valor de la tierra para solventar los gastos del estado, fallan y hacen desaparecer el valor de la tierra.

Durante el Siglo XX el ocutlamiento de la doctrina económica rentística nacida en la ley mosaica, internacionalizada por el cristianismo y recuperada por las tres grandes revoluciones nace la Izquierda y la Derecho y con ellos mas de 180 millones de muertos.

Ortega & Gasset decía: "Ser de izquierda es como ser de derecha, una de las tantas formas que tiene el hombre de ser un imbécil, en definitivas ambas son formas de hemiplejía moral". en efecto quienes atienden a todos los temas relacionados con la libertad pero obian tratar el origen de los recursos del Estado están abriendo paso a sociedades monstruosas.

La Iglesia Catolica Romana reemplaza el concepto cristiano de libertad, igualdad y justicia por el de "solidaridad" donde los apropiadores de los genuinos recursos del estado "los ricos" se comportan como los virtuosos de la sociedad al entregar una parte del botín mediante obras de caridad y beneficencia.

Cuando Cristo dice: “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino del Señor” (Lucas18:25). Los ricos -"como hoy en la argentina"- eran los apropiadores de los genuinos recursos del estado y los políticos y los amigos del poder que sustentaban ideologicamente este perverso sistema, a ellos se enfrentaba Cristo; no como hace la Iglesia Catolica Romana que utiliza este dicho de Cristo para justificar el ataque mediante impuestos a los trabajadores degradando el trabajo hasta hacerlo digno del esclavo.

A mediados del Siglo XX la lucha en las Universidades es ganada por los socialistas que e imponen por numero.

La batalla intelectual es entonces liderada y dirigida hacia los modernos Thinks Tanks liberales, donde se vuelven a tratar todos los temas de la libertad menos el origen de los recursos del Estado. Los intelectuales han colaborado por este medio, a los acesinatos en masa en nombre de una ideología, de una creencia y de una religión, montando un mundo perverso donde el hombre es transformado en lobo del hombre.

El sistema rentistico judeo-cristiano-liberal hace justicia desde la base ya que triplica el poder adquisitivo del salario del trabajador y lo hace por dos vias: 1) duplica el poder adquisitivo al liberar el salario de impuestos -hoy el salario esta afectado por 85 impuestos- y 2) vuelve a duplicar el poder adquisitivo del salario al no permitir que la tierra sea fuente de especulación por lo tanto la tierra no sube de precio, los inmubles tampoco y los alquileres se mantienen bajos. Se reestablece por esta via la libertad, la igualdad y la justicia como principio de orden económico, político y social.

Sepan catolicos romanos y neoliberales que estan promoviendo mounsturosos ordenamientos sociales que no pueden desembocar en otra cosa que en guerras y conflictos sociales -como lo demuestra la historia-; que su doctrina es contraria a la del cristianismo y a la del liberalismo clasico. Sepan tambien que al sostener intelectualemnte un perverso sistema son los responsables intelectuales de las catastrofes humanitarias que se han sucedido y que se sucederan.

"La democracia solo es hija natural del Sistema Rentístico al igual que: la federación, la republica, la alta calidad de vida, los salarios con mayor poder adquisitivo, la libertad, la igualdad, la paz, la inmigración, y el progreso para todos los habitantes.

La Democracia es hija contra-natura del sistema tributario -derivado de la economía mercantilista -o de derecha- o socialista -o de izquierda—y produce rechazo e incompatibilidad permanente.
Hijos naturales del Sistema Tributario son: la tiranía y el despotismo –aunque sea este de origen democrático-, el sistema unitario, la desigualdad, la injusticia, los salarios con bajo poder adquisitivo, la emigración, los conflictos económicos, políticos y sociales, la guerra civil, los procesos autodestructivos, la improductividad, la marginación para la mayoría y enriquecimiento desmedido para unos pocos,

Economista, abogado, intelectual y político que desconoce las virtudes del Sistema Rentístico de la Constitución de 1853 es un peligro para la humanidad."

Guillermo Andreau

9 comentarios:

Guillermo Andreau dijo...

Dice Agustin Etchebarne: Me parece muy interesante. Pero tal vez con un exeso de énfasis.. Más que mi opinion debieras pedir la de Gabriel Zanotti, que entiende más el tema Cristiano - Católico...

En mi caso soy agnóstico de modo que la alusion a Dios, mucho no me agrega. La Biblia si me parece que contiene grandes verdades, pero en la interpretacion esta la clave.

A mi modo de ver, los fisiocratas basaban la riqueza en la tierra pero fue una exageracion que no compartieron ni A Smith ni sus sucesores. Tampoco en el oro que acumulaban los mercantilistas. Sino precisamente en el trabajo esta la riqueza, y no en el trabajo manual, sino sobre todo en el intelectual, en la organizacion (division del trabajo), en la tecnologia (los inventos), etc alli esta la clave de la riqueza.
El tema de la apropiacion de la tierra esta tratado desde Lcoke hasta Rothbard, por ejemplo, quien define que la apropiacion se da por quien la trabaja... Creo que es similar a la vision de Ayn Rand.., A partir de alli se puede transferir, por venta, herencia o regalo como cualquier otro bien... La idea de que es de Dios y por lo tanto del Estado, no me gusta ... (y aclaro que hoy por hoy no tengo ni una hectarea)...

Creo que falta analizar que el producto de la tierra equivalia a una gran proporcion de la riqueza en el pasado.
El hombre destinaba la mayor parte de su tiempo a producir alimentos...
Ahora no es asi, los paises ricos destinan menos del 5% de su mano de obra a producir alimentos... Si sumamos la mineria, la pesca, y la industria cercana a los alimentos, aún estariamos por debajo de un tercio del empleo total.
Tampoco creo que sea cierto hoy dia que el dueño de la tierra se enriquce por solo tenerla... Hoy la tierra produce sólo si le metes tecnologia (semilla de Monsanto, agroquimicos, fertilizantes, cosechadoras y sembradoras con computadoras, etc,) sino quedas fuera de mercado y ni siquiera podes pagar un sueldo modico.

Hoy dia la produccion industrial ha crecido mucho y mucho más, aun el sector "servicios".

Un impuesto a la tierra libre de mejoras me parece buena idea. Que sea el único impuesto no me parece correcto. Hume en algun momento describe que en el origen de la propiedad si escarbamos lo suficiente podemos encontrar un asesinato o un robo... pero en algun momento hay que hacer un corte. Y decir de ahi hacia adelante la propiedad es la que esta en los registros de propiedad.
...
en fin ahi van algunas ideas deshilvanadas... espero que te sean útiles,,..

Abrazo
AgustinEtchebarne

Guillermo Andreau dijo...

Dice Armando Ribas: Perdóname pero no puedo repetirte mas veces que estoy en desacuerdo con tus ideas y tu visión histórica que no coincide con la mía. Lee The Rise and Fall of the Roman Empire de Gibbons y te vas a encontrar muchas sorpresas.
Armando.

Guillermo Andreau dijo...

Dice Guillermo Brambilla dice:
Esa realidad de la tierra y el fruto del trabajo, expuestas con sencillez, no es fácil compatibilizarlas con este mundo superpoblado, desigüal, son sistemas de organización social cada vez más complejas, inaccesibles, inestables y volátiles.
Tus trabajos y opiniones son excelentes, pero no logro compaginarlas con esa realidad mencionada.
Hay demasiadas buenas intenciones, expuestas a ser utilizadas por los perversos de siempre. Me gustaría con tranquilidad extenderme en estos temas y talvez juntarnos a conversar si podés. No aflojes pero no te salgas del mundo real.
Un abrazo Guillermo

Guillermo Andreau dijo...

El Presidente de la International Union Land Tax dice:Estimado Guillermo: Gracias por tu agudo trabajo sobre la ley mosaica y su relación con las grandes revoluciones que marcaron nuestro tiempo. Incluso en la Rusia de 1917 el tema de la tierra fue central aunque la “solución” impuesta por Lenin no seguía lo preceptuado por Marx en “El Manifiesto Comunista” donde propiciaba tomar la renta del suelo para fines públicos (expropiándola y luego seguramente arrendándola, pues no hay otra forma de tomar la renta, salvo claro la que propone Geroge.
Marx conocía y respetaba a los fisiócratas de quienes dijo que procedían “con grande y certero tacto”. Analiza el tema en el III Tomo del “Capital”, publicado por Engels después de su muerte; los comunistas e izquierdistas en general, nunca llegan al Tomo III, por lo que no entienden el tema de la tierra!
En cuanto a la Iglesia; fue siempre una institución “de su tiempo” cuya política en temas económicos siempre se adaptó al orden vigente, más allá de actitudes individuales de algunos de sus sacerdotes.
Felicitaciones por tu trabajo y un fuerte abrazo de Fernando Scornik Gerstein

Guillermo Andreau dijo...

Dice Henry George: Estamos tan acostumbrados a la pobreza que incluso en los países más avanzados la consideramos como algo natural de las grandes conglomeraciones. Tan naturalmente la tomamos que incluso, en los grupos más avanzados un número considerable de gente no sólo no tiene acceso a la salud, sino que la mayoría subsiste de manera precaria haciendo un durísimo esfuerzo.
Hay profesores de economía política que enseñan que este estado de cosas es el resultado de las leyes sociales de las cuales es inútil quejarse! Hay ministros religiosos que predican que ésta es la condición que el Sabio, Creador Todopoderoso destinó para sus hijos!
Si un arquitecto fuera a construir un teatro en el cual sólo una décima parte de la audiencia pudiera ver y oír, habría que pensar que el arquitecto es un atorrante.
Si un hombre diese una fiesta y proporcionara alimentos a una décima parte de los invitados y los demás se quedaran con hambre, se diría que semejante hombre es un loco o algo peor. Sin embargo, estamos acostumbrados a que desde el cristianismo se nos diga que el Gran Arquitecto del Universo, cuya habilidad infinita toda la naturaleza demuestra, ha hecho un trabajo chapucero en este mundo, en el cual la mayoría de las criaturas están condenadas por las condiciones que él mismo ha querido imponer - el sufrimiento y la fatiga embrutecedora que no permite el desarrollo de las facultades mentales- y deben pasar su vida en una dura batalla para simplemente vivir!

La economía política es la más simple de las ciencias, es el reconocimiento intelectual que relaciona la vida social con las leyes -que en su aspecto moral los hombres reconocen instintivamente- y que están enraizadas en las enseñanzas sencillas de lo que la gente común escucha con mucho gusto. Pero, como en el cristianismo, la economía política ha sido deformada por las instituciones que, negando la igualdad y la fraternidad de los hombres, han recurrido a la autoridad y a la objeción de callar, a fin de acallar el hábito del pensamiento.

Guillermo Andreau dijo...

Dice Lucio Florio Estimado Dr. Andreau: Me resultan muy interesantes sus ideas, las cuales comparto, al menos parcialmente.

Lo que no logro aceptar, quizás por un cierto conocimiento más amplio de la historia, es su crítica al cristianismo católico, como si siempre hubiese sido amigo de los ricos y de las aristocracias. Basta recordar el cristianismo primitivo –que también era, mal que pese, católico, pues era anterior a la Reforma- con una interesantísima doctrina sobre el uso de los bienes. Hace unos años, Mons. Giaaquinta publicó una versión de divulgación de textos de los Santos Padres sobre la cuestión de la tierra y las propiedades. Pero también habría que recordar a nuestros jesuitas –Misiones, Còrdoba, Paraguay-, la Juventud Obrera Católica, los curas obreros, etc. No me interesa hacer una apología simplista de la Iglesia Católica, puesto que los pecados sociales y los compromisos con los poderosos atraviesan largos períodos de la historia de Occidente, pero tampoco me gusta que se parcialice una cuestión tan evidente. Además, nuestros queridos hermanos separados, con quienes mantengo muy buenas relaciones, han conocido también esas oscuridades sociales.
Por lo demás, coincido con Ud. en la necesidad de un replanteo general de los principios económicos que regulan la economía moderna, y alguna vez me gustaría escuchar sus planteos en las interesantes conferencias que suele organizar, por lo cual lo felicito sinceramente.
Le mando un saludo muy cordial,
Dr. Lucio Florio

Guillermo Andreau dijo...

Luis dice:Es imposible no acordar con esta visión de la realidad. Yo solamente podría aportar un pequeño comentario sobre la dinámica que he podido observar de esta sociedad estadounidense.
En primer lugar, observo que la adopción del concepto de solidaridad no es exclusiva de la iglesia católica romana. En una ciudad como New York, o en casi toda Nueva Inglaterra, es posible encontrar caminando a la par de cualquiera, a las fortunas mas importante del mundo. De hecho el intendente de esta ciudad es la fortuna número 17 en orden global. Acá, en ésta Babilonia cultural, ideológica y religiosa, la caridad y beneficencia se manifiestan con números que apabullan. Por ejemplo, el colegio dende trabaja María Silvia, tiene una porción importantísima de su presupuesto apoyado en las donaciones. Mas aun, hay un plantel enorme de gente que aporta su tiempo y trabajo profesional en tareas no rentadas. Deben creerme cuando les digo que el proyecto es inviable sin estos aportes. Osea hay una pata de la mesa que es puro voluntarismo y aun así, el responsable se embarca cada año con un compromiso de cinco millones de dólares mas o menos.
En segundo lugar, es muy claro que el acuerdo que logro esta sociedad para llevar adelante el concepto Neo-Liberal, es el de tener, en primer termino un estado garante de la ley, en segundo termino un apego a la educación en valores en todos los ámbitos, y finalmente una fortísima economía de consumo que garantice la abundancia de recurso para que los excedentes inunden todos los estratos sociales. Efecto “derrame”. Es fácil observar que, un efecto derrame sin educación en valores y/o un estado no garante de la ley, no produce efecto alguno ya que los excedentes quedan en manos del primer receptor en desmedro del resto.
Como se observa ese acá? Sencillo. Deje su cartera en el banco cuando concurra a comulgar y la encontrara al regreso. Deje algo pequeño en la vereda con un cartel de venta, con el precio y el teléfono o dirección y estará ahí todo el tiempo que usted quiera. Nadie se apropia de lo que no es suyo, y si lo hace, se enfrenta al castigo de la ley.
Por todo esto, en estas sociedades es muy difícil entusiasmar al común de la gente con estas ideas. Los neoliberales lo saben y mantienen monitoreado este equilibrio. Un ejemplo: Hace 15 días falleció aquí un historiador, Howard Zinn. Este hombre profundamente crítico de su sociedad publico, entre otras cosas, un best seller llamado, “Historia del pueblo de los Estados Unidos”. Fue un activista toda su vida, después de haber servido como piloto de bombardero en la segunda guerra. Falleció a los 87 años de un ataque cardiaco mientras nadaba. La primera edición del libro la publico en 1980. En un país como el nuestro, de base elitista y neo-liberal, pero descontrolado, este hombre hubiera sido un desaparecido mas.

Sin duda, algo tendremos que hacer porque de una manera u otra esta realidad se va a meter por la ventana de la “clase media” para decirle crudamente que en realidad no era tal, que solo había dos clases, los dueños de la tierra y los otros. Y ellos eran parte de los otros.
Un abrazo!!!
Luis.

Guillermo Andreau dijo...

Enrique Mariscal Dice: Querido Guillermo:
"¿ Y por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo ? Cuando vayas al magistrado con tu adversario, procura en el camino arreglarte con él. No sea que te arrastre al juez , y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te meta en la cárcel. Te digo que no saldrás de allí, hasta que hayas pagado aún la ultima moneda" (San Lucas 12, 57)."
"Si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y los fariseos, no entraréis en el reino de los cielos" (San Mateo 5, 20)

La mayor matrícula de estudiantes universitarios está en estudios de abogacía, en algunas ciudades llega a ser de 1 abogado cada 100 habitantes. Tal formación litigante en los países católicos , parecería subestimar a los Evangelios. "Ningún siervo puede servir a dos señores" (San Lucas, 16, 13).

Antes de 1810 la Colonia no quería abogados entre la población, no eran bien vistos.
Alguna vez las facultades de Derecho de los países subdesarrollados deberán ser juzgadas por formar "legitimadores" de lo injusto: con solemnidad.

La prédica de Jesús es inaceptable para el" orden" de los "pequeños y grandes propietarios".
Los "sin tierra" deben ser eliminados. mantenidos con recursos suficientes para sobrevivir, para que arrienden lo que puedan pagar por las tierras que necesitan. Así hasta el fin de los siglos, por mandato "justo"de los bisabuelos.

Todo el fervor reivindicatorio que ponés en tus escritos a mí me hace muy bien porque me reafirma en mi entusiasmo natural, en mi adolescencia crónica.
Siento muy fuerte el choque de tu propuesta con la "realidad" que vivimos, con la mentalidad invasora de la "barbarie letrada", con los valores de la sociedad del espectáculo: "la vida es breve: compra y vende ya". "El planeta es un negocio: véndete lo mejor que puedas". "Haití sacó de la pobreza extrema, en minutos, a 120.000 habitantes. Eso es manejar los problemas internacionales"."

La globalización de tu propuesta requiere la revolución de la generosidad. El pequeño yo imperialista, debe esfumarse en sus insustancialidad, para que ingrese ese océano de nueva vida. Es la unidad del amor universal, que nos constituye en esencia, quien debiera "ordenar", con sabiduría, no con argumentaciones astutas, la distribución de la abundancia. No encuentro a ningún dirigente con esta visión solidaria, amplia, integrativa en los hechos, no en los discursos.
Sólo con las cifras de morbi-mortalidad infantil podemos hacer un plan de gobierno, con cifras de carencias. En Viet-nan nunca se suspendieron un día las clases mientras luchaban contra todos, sumergidos. Si les rompían un puente lo construían a la noche. Nos falta algo de esos hombres. Algo de los hombres de Mayo.

Estoy terminando "Cuentos para regalar a personas apasionadas", para la Feria del Libro próximo y para España. Le dedico unos capítulos a Deodoro Roca, anuncio que va a mandar en breve, desde los mundos sutiles, un mensaje para poner alma a la economía mundial: "Defensa a Ongamira frente al toro dorado de la usura global".
Un abrazo fuerte:
Enrique Mariscal.

WJJ dijo...

Estimado Guillermo,

No puedo más que suscribir al contenido del artículo, no tanto desde mi limitado conocimiento de la historia o de la economía como del ejercicio de la razón y el sentido común.-

Como ya te he dicho, el aspecto moral me parece evidente en sí mismo, sin necesidad de recurrir a análisis ni extensos ni complejos, desde el deber ser , simplemente se es dueño del 100% de uno mismo y de lo que uno produce , del fruto del propio trabajo, ingenio o talento o de la propiedad heredada o recibida por cualquier transacción válida de igualmente legítimo orígen.- No hay mucho que pensar ni analizar, porque proviene de una libre elección del espíritu la decisión moral de si lo dado por la naturaleza corresponde a todos los seres humanos o no ..el resto analítico queda en la órbita de la franqueza o la hipocresía... o sea a la reforma o la contrarreforma engañosa.-

Sobre el análisis histórico, lo único que puedo agregar es desde haberme pasado la vida detectando consistencias o inconsistencias.- Es cierto que estoy predispuesto a favor de la idea de que el Imperio Romano abrazó al Cristianismo para neutralizarlo ( ver http://cruzandopalabras.idoneos.com/index.php/Romanos_y_Pescadores ) , pero más allá de éso la sensación que tengo es la que se siente cuando luego de darle vueltas y vueltas a un misterio que hay que resolver, de repente , con esta otra 'contrarreforma' todas las fichas caen en su lugar, desaparecen los cabos sueltos y se encienden los lamparitas mentales indicadoras de coherencia.

El misterio era: qué diablos pasó del esplendor del siglo diecinueve a la tragedia del veinte? la tragedia Argentina se me aparece ahora como la caricatura amplificada de una tragedia mayor, la que explica por dar un ejemplo la degradación de los suburbios de todas partes.-

...Hace un tiempo ví una película tonta, una comedia en la que una familia en un suburbio de una ciudad de USA se encerraba en los años 50 en un refugio antinuclear creyendo que un ataque era inminente, su bebé crecía en el refugio y emergía a explorar en los años 90 , al salir estaba convencido que la degradación que veía era el producto de la radiación nuclear, el suburbio prolijo se había convertido en un escenario de Mad Max...lo mismo se aprecia en la evolución del barrio que habita Clint Eastwood en 'EL Gran Torino' y hasta el el dibujito animado de Pixar 'Up'..

Tengo 50 años y recuerdo perfectamente mi sorpresa y desazón en los años 70 , cuando nada en el mundo parecía ser lo que debía ser, 'el olvido de la razón' me explica Sebrelli 30 años despúes...y luego entiendo que el racionalismo es otra forma de olvidarse de la razón , y Ayn Rand que viene a hablar de las dos formas de olvidarla..


Qué pasó con la promesa de progreso continuo de la humanidad ?? bueno, creo que acá está la hipótesis que resuelve el misterio y a la vez señala el sendero para volver al camino, y a la razón!

Saludos,
Walter