lunes, 1 de julio de 2013

“THE ECONOMIST” RECOMIENDA RECAUDAR LA RENTA DEL SUELO

Los gobiernos deben recurrir a un impuesto a la propiedad de la tierra
29 de junio 2013 | De la edición impresa The Economist] Tr. Hector R.Sandler
.

Los impuestos a la propiedad inmueble se remontan a un largo pasado. Las civilizaciones antiguas desde Grecia a China ya tenían gravámenes sobre la tierra. En la Inglaterra del siglo XI , en tiempos de Guillermo el  Conquistador , en el Domesday Book, se  llevaba el registro de quién era dueño de qué tierra y asi documentar la base imponible. Gran Bretaña tenía un impuesto la “ventana”  en el siglo XVII, mucho antes de introducir  un impuesto sobre a los ingresos. En Estados Unidos los gobiernos locales recaudaban dinero mediante impuestos a la propiedad inmueble desde la época colonial.  El impuesto federal sobre los ingresos solo entro en vigor a partir de 1913.

Pero hoy los impuestos de propiedad inmueble son mucho menos importantes de lo que antes eran. Para financiar el aumento del gasto público, para obtener  más efectivo se elevaron otras fuentes, en particular mediante impuestos sobre el ingreso, impuestos sobre los salarios y los impuestos al valor agregado (véase el gráfico de la izquierda). Un nuevo estudio realizado por John Norregaard en el FMI,  sugiere que en promedio un país rico, incluyendo todos los niveles de gobierno, sus ingresos totales por impuestos   anuales,  menos del 5% de provienen  de impuestos anual sobre la tierra y/o los edificios . En las economías emergentes esta recaudación es aún más baja.  Solo alrededor del  2% del total de sus ingresos fiscales Incluye impuestos a la propiedad inmobiliaria. El impuesto a las transacciones sobre esta se eleva un poco, pero no mucho dentro del total recaudado. (ver  grafico de la derecha).



Estos promedios ocultan grandes diferencias. Impuestos a la propiedad inmueble son más grandes en las economías anglosajonas. En Estados Unidos todavía representan 17% del total de los ingresos del gobierno, en Gran Bretaña y Canadá, la cifra es de alrededor del 12%. Sólo el 2% de los ingresos provienen de los impuestos anuales de propiedad en Alemania e Italia y en Suiza es un mero 0,4%. Una pequeña parte de los ingresos fiscales nacionales puede contradecir la importancia de los impuestos para los gobiernos locales que tienden a imponer ellos. En Australia y Gran Bretaña los impuestos sobre la propiedad son la única fuente de ingresos fiscales del gobierno local. Las autoridades locales de los Estados Unidos reciben alrededor del 70% de sus ingresos de los impuestos a la propiedad. Pero, en general, la propiedad fiscal juega un papel relativamente pequeño.

Eso es una lástima. Gravar la tierra y la propiedad es una de las formas más eficientes y menos distorsión de los gobiernos para recaudar dinero. Un impuesto a la tierra pura, sin tener en cuenta cómo se utiliza la tierra o lo que se construye sobre ellal, es la mejor clase de recaudación fiscal. Dado que la cantidad de tierra es fija, los impuestos no pueden distorsionar la oferta en la forma en que lo hace el gravar el trabajo o el ahorro que desalientan el esfuerzo y la inversión. Al contrario  un impuesto a la tierra fomenta el uso eficiente de la tierra. Los propietarios inmobiliarios, por ejemplo, serían menos propensos a acumular en su patrimonio suelo no urbanizable si tuvieran que pagar un impuesto anual calculado sobre su valor..
Impuestos a la propiedad que incluyen el valor de los edificios junto con el de  la tierra son menos eficientes, ya que son, en parte , un impuesto sobre la inversión hecha sobre el terreno.  Aún así, es menos probable que afecte el comportamiento de la gente que los  impuestos sobre la inversión de capital  o el trabajo. Un estudio de la OCDE indica que los impuestos sobre bienes inmuebles son los más favorables al crecimiento que los principales impuestos. Esto es aún más cierto con la urbanización en las economías emergentes con grandes sectores informales.

Los impuestos de propiedad inmueble son una fuente estable de ingresos en un mundo globalizado en el que las empresas y las personas hábiles pueden moverse con facilidad. También son menos propensos a las oscilaciones cíclicas. En el mundo financiero los gobiernos estatales y locales de Estados Unidos se experimentan pequeñas  variaciones en la recaudación de  impuestos a la propiedad en comparación a otras formas de ingresos, en gran parte debido a que los valores resultantes de las evaluaciones fiscales se ajustan más lentamente y menos dramáticamente de la forma en que lo hacen los precios reales de la tierra.
Impuestos a la propiedad inmueble pueden, incluso frenar boom de la vivienda puesto que es poco rentable comprar casas con fines puramente especulativos.

Dadas estas ventajas, ¿por qué los gobiernos no recaudan más dinero de la propiedad  inmueble?
Algunas explicaciones  son  tratadas por Norregaard en su libro.  Analizando casi 20 países que han introducido, recientemente nuevos impuestos a la propiedad o están considerando hacerlo, esta  Namibia. Aquí se presentó hace muy poco un impuesto a la tierra para las tierras agrícola; Irlanda está tratando de reintroducir un impuesto sobre la propiedad residencial , el que fuera abolido en 1997. El opositor Partido Laborista de Gran Bretaña ha propuesto gravar a los desarrolladores inmobiliarios que se sientan sobre  la tierra,  pero no construyen sobre  ella. Sin embargo, dada la magnitud de la crisis fiscal, es sorprendente la cantidad de pocos gobiernos que han avanzado sobre  este camino.

¿Por qué esa renuencia a recaudar la renta inmobiliaria?
Una explicación es que muchos gobiernos carecen de la información para aprovechar este tipo de impuesto a la tierra. Muchas economías emergentes (y algunas supuestamente surgido de otras formas, como Grecia) no tienen un equivalente moderno libro catastral como el viejo Domesday.  Un catastro claro que informe  quién es dueño de qué. Pero hay otras razones por las que este impuesto no es muy popular. Apelar a él menudo produce malos efectos a los gobiernos que intentan aplicarlo.. Mario Monti, ex tecnócrata primer ministro de Italia, perdió las elecciones a principios de este año por muchas causas, pero su decisión más odiada , la que jugó un papel importante,  fue la de intentar recaudar un impuesto sobre la propiedad inmueble. Cuando se pregunta a los estadounidenses mediante encuestas cual es el peor o el menos justo de los impuestos, constantemente citan  a los impuestos sobre la propiedad inmueble..

En cuanto a los economistas , respecto  a los impuestos a la propiedad,  están más divididos en cuanto a su "justicia" que por su eficiencia. Durante mucho tiempo, el consenso prevaleciente era que los impuestos a propiedad eran regresivos,  porque la carga se transmite a los inquilinos y trabajadores. Hoy ya no es tan así.  Otra escuela de pensamiento es más popular.  Ella  argumenta que en un mercado de capitales eficientes la carga de impuestos a la propiedad recae en los dueños del capital en toda la economía, y como los dueños del capital tienden a ser más ricos, es aceptable que el impuesto a la propiedad. sea progresivo.

Tan matizados juicios sobre la progresividad de el impuesto a la tierra no impulsan una  política favorable a este impuesto. Los votantes odian impuestos a la propiedad por lo mismo que economistas favorable ponderan:: su " facil calculo".
La carga a pagar es obvia, fácil de calcular y es difícil de evitar. Un nuevo estudio fascinante hecho por Marika Cabral y Caroline Hoxby en la Universidad de Stanford,  demuestra que esto hace la diferencia. La mayoría de los propietarios de viviendas estadounidenses pagan sus impuestos a la propiedad de una vez o en a veces dos cantidades globales durante el año. Alrededor de una tercera parte (sobre todo los que tienen hipotecas) incluyen el pago de impuestos en los pagos mensuales de la hipoteca. Los economistas consideran que esta forma en que la gente paga los impuestos a la propiedad afecta a su tolerancia para con ellos.
Para que los impuestos de propiedad inmueble se conviertan en una fuente mucho más grande de ingresos públicos, los gobiernos deben considerar indispensable  que las personas cagadas con él no se den cuenta de cuánto están pagando.

Fuentes
“Taxing Immovable Property. Revenue Potential and Implementation Challenges”, by John Norregaard. IMF Working Paper WP/13/129. May 2013

“The Hated Property Tax: Salience, Tax Rates, and Tax Revolts”, by Marika Cabral and Caroline Hoxby. November 2012

“Tax Policy Reform and Economic Growth”. OECD. November 2010.

Economist.com/blogs/freeexchange

1 comentario:

Horacio Aldo Cingolani dijo...

Si, pero estas cosas deben manejarse con mucha prudencia. Evaluar primero el resultado global de las acciones. Ojo. El Estado puede agrandarse sólo si hace un excelente uso de los recursos en beneficio de la totalidad de los ciudadanos!!!