domingo, 18 de octubre de 2015

La homologación del antiguo régimen

Los conservadores lograron -vía inquisición, guerra y educación- la homologación del antiguo régimen esclavista romano en nombre de la libertad de la nación.
'La historia es, esencialmente hablando, una lucha constante entre: Derecho Igualitario a la Tierra –o judeo cristiano- vs. Derecho Exclusivo a la Tierra -o Derecho Romano)….El enfrentamiento se prolongará hasta el final de los tiempos, y el triunfo definitivo de la Jerusalén celeste.." San Agustín
“El hombre no encuentra la verdad, debe permitir que la verdad le encuentre a el” Ambrosio Obispo de Milán y cuando la verdad te encuentre recordaras que sin sistema Rentístico -1,5% del valor de la tierra libre de mejoras- que reemplace a los 93 impuestos al trabajo, no hay justicia, ni derechos individuales, ni libertad, ni igualdad, ni fraternidad, ni democracia, ni república, ni federación.
LUCHE Y VUELVE el sistema económico y rentístico de nuestra Constitución, según el derecho enfitéutico de la Revolución de mayo de 1810, inspirado en Dios -levítico 25:23- fuente de toda razón y justicia.

1 comentario:

Nestor Gonzalez Loza dijo...

Francisco y la prosperidad
Nadie en latino-américa modifica legislación tributaria o laboral sin el aval del vaticano.
Sabemos que los pocos que se atrevieron quedaron desarticulados.

La autorización para hacerlo en cada época es resorte exclusivo del papa que tiene aval "divino" para modificar doctrina social.

Nuestro papa sabe que Jesús aconsejaba al pueblo multiplicar sus talentos, que prosperar es el mandamiento más olvidado de los últimos siglos.

Por eso, Francisco le ruego que revise la doctrina social pues tiene algunas fallas que enumeraré y que la transforman en obsoleta.



Usted tiene la palanca correspondiente.


Solicito que analice si los siguientes aspectos de la doctrina social de la iglesia no arrastran algunos anacronismos:

1. Para que la sociedad funcione armónicamente no es condición previa "mejorar" al ser humano, no necesitamos moderar su egoísmo, porque eso inmoviliza profundamente. Habría que esperar décadas, si fuera posible “mejorar” a todos las personas que intervienen en la economía. El ser humano común desde el génesis jamás mejoró. Nunca superó la ilusión del yo (ni lo hará) porque es es su motor de progreso.

2. Ya no impulse la "solidaridad obligatoria"
Los emprendedores y empleados más esforzados, son obligados a ser solidarios con los emprendedores y empleados menos esforzados. Produce abatimiento y haraganería.

3. Ya no instale la falsa idea de que la economía suma cero, es decir que lo que se dé a uno, se le debe quitar a otro. No es cierto. La economía es el arte de hacer que todos y cada uno de los integrantes de la sociedad produzcan más que lo que consuman.

4. Ya no aconseje "atender a las necesidades" de los empleados. Porque eso en realidad significa que se le pague sólo por lo que necesite y no por lo que haga. Es lo peor que ostenta la actual doctrina social.

5. Ya no aconseje la confiscación de la tercera parte de los beneficios empresarios, a menos que sea para cumplir con el Art. 14bis de la Constitución Argentina.
Porque ese dinero no es otra cosa que la participación en las ganancias que debió cobrar el personal propio y de terceros de "esa" empresa.

6. Ya revisemos esa aseveración que decía que la pobreza era "una virtud".
Para el hombre común, para quienes aún no llegamos a ser a santos, la prosperidad es nuestra herramienta para crecer espiritualmente tal como enseña la parábola de los talentos que Jesús nos dejó con tanta claridad.

Ya no hay espacio para errores Francisco.
Le ruego que revise la doctrina social y si considera que se puede mejorar, hágalo lo más pronto posible porque la degradación humana no deja de avanzar.