domingo, 19 de noviembre de 2017

SOBRE LA REFORMA FISCAL DEL ÁNGEL EXTERMINADOR radio




SOBRE LA REFORMA FISCAL DEL ÁNGEL EXTERMINADOR*
Lo que se ve no es nuevo, ni bueno; pero de lo que "no se ve": emerge el reemplazo de "Impuestos malos" por "Rentas buenas" vía Impuesto Inmobiliario que puede conducir el final del perverso y corrupto Nacionalismo Católico impuesto por los salvajes unitarios a sangre y fuego y el resurgimiento de la Santa Federación.
PACTO FISCAL. “que las valuaciones fiscales de los inmuebles converjan en el tiempo a las valuaciones de mercado”. Para esto un organismo federal –que no se especifica– va a avanzar en estos aumentos con la colaboración de las provincias, que deberán entregar todos los datos catastrales que se les soliciten. El documento plantea “fijar alícuotas del Impuesto Inmobiliario en un rango entre 0,5 y 2 del valor fiscal establecido”.
En 1972 cuando la pobreza era del 4% la base de la recaudación eran las RENTAS 1,5% del valor de la TIERRA libre de mejoras que se apreciaba con el paso del tiempo y a ello se le sumaba el valor del CAPITAL "lo construido" que se depreciaba con el paso del tiempo.
La economía llamada neoclasica -base del neoliberalismo- comenzó a crear impuestos al trabajo y al consumo para disminuir el aporte de las RENTAS En nombre la libertad -de los ricos- nace -entre otros- el I.V.A. Impuesto al Valor Agregado, nave insignia del neoliberalismo.
Conforme las RENTAS eran desplazadas por los IMPUESTOS la pobreza y los monopolios crecían en la misma proporción generando desigualdad, tensión social y violencia.
Si este punto del Pacto se desarrolla no solo es histórico, sino que en la medida que avance pone en vigencia el derecho enfitéutico de la Revolución de Mayo y el sistema rentistico de nuestra constitución de 1853, que académicos, facultades y Think Tanks burlaron generando una anomalía influenciados por Tomas de Aquino e impuestos por el hierro candente y la hoguera de la Santa Inquisición, en oposición al cristianismo -Levítico 25-23- fuente de toda razón y justicia.
Si lo que "no se ve" del Pacto Fiscal se cumple, la Argentina tendrá un "Nuevo Despertar", renacerá la justicia, el federalismo, la república y la democracia de la mano de la libertad, la igualdad y la fraternidad.
https://www.youtube.com/watch?v=R9aIqd0Eruk&feature=youtu.be
Por Guillermo Andreau Director del Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal
* según el Apocalipsis de San Juan, Nuevo Testamento

sábado, 21 de octubre de 2017

Federalismo el orden económico natural.por Carlos Fernando Louge





La primera misión de los intelecutales nacionalistas fue corromper el Derecho, reinstalando -vía el Código Civil- el antiguo derecho bárbaro de los romanos -para que los ricos le roben a los trabajadores- en contradicción al derecho cristiano de la Revolución de Mayo y de su Constitución de 1853.

La segunda misión fue corromper la economía vía la escuela neoclasica, en contradicción a la economía clásica o moderna -Levítico 25_23- cuyo principio de orden son las "rentas a la tierra" y no los "impuestos al trabajo romano" vigente. Así nuestros nuevos intelectuales desde Mitre, Sarmiento y Cia contribuyeron a la contrarrevolución a Mayo y a sostener el injusto y desigual antiguo régimen logrando una sociedad enfrentada por mas de 150 años de violencia política.

Para sostener el antiguo régimen fue necesario corromper la historia y para ello fue necesario manejar el presente tarea cumplida con total éxito desde el diario La Nación.

La faena estaría cumpletada con la nacionalización de la Universidad Argentina y la nacionalización de las Academias de Ciencias en particular la de Ciencias Morales, Económicas e Historia donde abordar los principios de orden impuestos en la constitución estarían absolutamente censurados hasta hoy.

https://youtu.be/fLad0Vuh41c

Si queremos salvar al país de la barbarie lejos de ignorar desdeñosamente el nacionalismo impuesto por los salvajes unitarios, es preciso refutarlo.

martes, 17 de octubre de 2017

Brexit, la hora del Federalismo



Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal
Dr. Raul Ochoa, Dr Alberto Daverede Dr. Raul Ochoa, Dr Alberto Daverede Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal Reino Unido de la Union Europea, Escocia de Gran Bretaña,, Catalunya de España, el Veneto de Italia, el país Vasco, Kurdistan y los mapuches junto a los movimientos políticos en todo el mundo dan muestra del aumento de la tensión de civilización y la independencia no hará mas que aumentar peligrosamente esa tensión. La solución es el Federalismo,

sábado, 14 de octubre de 2017

Sobre el nuevo Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal



Por Guillermo Andreau Director del nuevo Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal
Programa de Radio "Buenos Aires y sus amigos" de Luis Edgardo Fiorentini por Conexión Abierta

viernes, 13 de octubre de 2017

Consecuencias de las Reformas Unitarias a la Constitución Argentina de 1853





Vigencia del Debate entre Unitarios y Federales en el Siglo XIX -Nacionalismo vs. Federalismo-
Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal
LA PAZ SOCIAL Y LA PROSPERIDAD ARGENTINA FUNDADAS EN LA LIBERTAD INDIVIDUAL, LA IGUALDAD DE TRATO Y LA FRATERNIDAD GENERAL, REQUIEREN
1) RECAUDAR LA RENTA DEL VALOR DE LA TIERRA Y
2) LIBERAR DE IMPUESTOS AL SALARIO Y A LA INVERSIÓN
1. El Código Civil fuente de desorden. El desorden social argentino tiene origen en el Código de 1870 aun vigente. Éste establece , primer lugar, a favor de los habitantes de entonces, para los que les siguieran y “para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino” (Preámbulo, C.N.) la posibilidad de gozar del derecho de propiedad sobre la tierra. En su sentido más profundo esta tipo de derecho a la tierra, sirve concurrentemente a la vida de los individuos y a la vida de la sociedad. Pero tras asegurar esos correctos fines el Código Civil, por silencio que por manifestación, otorga a los propietarios de tierra un segundo derecho: el de apropiarse para sí algo que no es cosa sino valor.
2. Se trata de un “valor economico”, al que los fundadores de la ciencia economica denominaron renta inmobiliaria, renta del suelo, renta fundiaria o simplemente renta. Recientemente ha comenzado a denominarsela como fruto del“Capital social” . Es éste un objeto espiritual (“valor”) y como tal radicalmente distinto del objeto “material” denominado “tierra”. Toda sociedad que pretenda establecer un orden social que satisfaga al mismo tiempo las exigencias que dimanan de los ideales de libertad individual, igualdad de trato y fraternidad general, ha de constituirse teniendo muy en cuenta a esta radical diferencia entre la cosa fisica llamada “tierra” y el objeto ideal denominado “valor de la tierra” . El desino de la “tierra física” afecta a la vida material; el del “valor de la tierra” afecta tipo de orden social.
3. Es digno de asombro que los patriotas inspiradores de la Revolución de Mayo (y quienes les fueran consecuentes a la hora de dictar la Constitución Nacional) fueran tan altamente sensibles a la diferencia que media entre la cosa llamada “tierra” y ese otro objeto físicamente imperceptible llamado “valor de la tierra”. Late en Manuel Belgrano, en lo actuado por la Asamblea del Año XIII y en el originalisimo derecho positivo de la revolución: Ley de Enfiteusis de 1826. Sentimiento y pensamiento que mantendrán vigentes héroes de la Constitución como Esteban Echeverria y Juan B. Alberdi.
4. El escenario mundial y las condiciones políticas internas cambiaron tras el dictado de la Constitución 1853/60. La ley de Enfiteusis fue burlada y contra su sentido fue aprovechada
desde 1828 hasta 1857 para maltratar al territorio, base material de la nueva nación. En este año fue derogada por ser calificada de “comunista” (sic) y el “nacionalismo” impetuoso comenzó a asfixiar los antiguos brotes municipales sembrados desde el siglo XVII. Sirvió a ese propósito el “dibujo” de las fronteras de vastas “provincias”. Regiones con mucho territorio y escasa población. De ese modo la gigante entidad legal denominada “nación” acabaría con un real municipalismo y un efectivo federalismo. Valentísimos territorios siguen siendo “provincias”. Entidades políticas sin fuerza económica en los que reina “desierto”, pues su esca población se aglutina en sus sendas ciudades capitales.
5. Para corregir este defecto el gran presidente Roque Saenz Peña en 1912 envió al Congreso un proyecto de ley estableciendo a la cargo de todo propietario de terrenos a pagar un tanto por ciento de su valor real de mercado, sin incluir en la tasación las mejoras sobre él construidas Se lo denominó a tenor de las ideas de la época “impuesto al valor de la tierra libre de mejoras”.
6. un se estaba a tiempo para dar un real impulso “federal” al país. Por entonces solo eran 14 las “provincias” que no alcanzaban a cubrir la mitad del territorio. El resto estaba ordenado según “territorios” a disposición de la Nación Eran regiones susceptibles de ser “poblados” hasta lograr una autonomía demográfica aun no lograda en la mayorías” de las “históricas provincias”, En los 1950 esta “frontera disponible ” fue cancelada haciendo de esos “territorios” nuevas menesterosos provincias”. Con este paso el “real federalismo” sufrió otro golpe fatal. El “unitarismo nacional” se acentuó
7. La ley de impuesto a la tierra propuesta por Saenz Peña hubiera puesto fin a la antisocial practica que arreciaba en nuestro ya fines del siglo XIX, consistente en enriquecerse sin esfuerzo por la creciente valorización de la tierra. Demanda de tierra causada por la gruesa inmigración y el formidable desarrollo de la sociedad. La “compra/venta de tierra” como “negocio” habría cesado, asignándose al suelo su recta función: servir a la vida y ser fuente de trabajo. Desgraciadamente su prematura muerte y la fuerza de los “intereses creados” impidieron su tratamiento y sanción y la tierra, hasta hoy, sigue siendo el mejor “objeto de comercio”.
8. El funesto viraje legal cometido en 1932. Para reforzar los ingresos para el Estado nacional, caídos por el proteccionismo que comenzó a dominar en el orden internacional tras la guerra 1914/18, hubo largo debate en el Congreso nacional para mejorar los “ingresos públicos”. Un grupo minoritario revivió la idea rectora de Saenz Peña. Su principal vocero fue el diputado Enrique Dickman. Pero la mayoría prefirió salvar la “coyuntura”
con al dictado de una “ley provisoria” a regir solo por 3 años. Se la denominó “Ley impuesto a los réditos”. Bajo el argumento de ser un remedio provisorio , se sentó en ese dia la “piedra fundamental” para un orden legal nacionalista contrario al progreso del país y sus habitantes.
9. Para afrontar el gasto del Estado nacional se opto por castigar con impuestos al trabajo y a la inversión de capital en todo el país. De esta mala semilla ha emergido una selva legislativa formada por más de mas de 94 impuestos Todos , por una u otra vía, castigan, impiden y distorsionan a la producción y al consumo. El corolario de esta ofensiva nacionalista fue una mayor decadencia del “federalismo económico”. Solo la provincia de Córdoba, gobernada por Amadeo Sabatini en los 1930 , logro capear este nuevo embate nacionalista. Se valió de la creación de un impuesto a las tierras, en especial a las de mayor valor, linderas a los caminos.
10. El gran daño de 1943. El gobierno de facto de 1943 primero y el gobierno después electo que fue su continuación, mediante miles de decretos, leyes y reglamentos sustituyeron el orden económico federal de la Constitución 1853/60 El tipo economía de mercado, animadas por la libre concurrencia , fue reemplazado por el tipo de dirección central a cargo de la Nación. La mas notable muestra de esta centralización nacionalista fue el primer Plan Quinquenal (1946). A partir de este modo de gobernar se instalo en la conciencia publica la convicción que la economía ha de ser “planificada” por la Nación. Diversos fueron a partir de entonces los grados de “planificación de la economía social y la publica por el gobierno central”. Esta matriz de orden economico goza de opinión favorable en la población y es la que perdura hasta el día de hoy. El “nacionalismo político” quedo refrendado por el “nacionalismo económico”. La palabra “nacionalismo” ha de ser entendida aquí en su sentido practico: todos los problemas sociales – estructurales y coyunturales – han de buscar su solución en los pasillos y oficinas de la Casa Rosada y sus “dependencias”. No hablamos aquí de “salones” o “despachos”. Hablamos del monto del gasto publico que insume la< presidencia . Es habitual que en los presupuestos anuales el Congreso y del Poder Judicial insuman cantidades de dinero insignificantes, comparados con las que se presupuestan para el Poder Ejecutivo. En la Constitución esta a cargo de 1 sola persona: el Presidente. Pero en los hechos el Ejecutivo goza de un presupuesto anual de alrededor de 1000 veces que el previsto para los otros dos poderes juntos. Es la prueba que el “unitarismo nacional” ha barrido con el “federalismo económico” en la Argentina.
11. Los fallidas reformas desde 1955. Tras el derrocamiento del gobierno, la auto denominada Revolución Libertadora pretendió cambiar ese orden económica. Sin embargo tras ese declarado objetivo fallo en lo principal: no cambió al sistema de recursos para el Estado establecido desde 1932. El unitarismo económico fiscal persistió y no fue corregido `por la desmembración de parte del “estado económico”. Gravar con impuestos a la producción y al consumo siguió siendo el principio rector. Mas allá de la diversidad de color político y de propósitos os sucesivos gobiernos – en conductas y fines muy distintos – se basaron en el mismo sistema raigal;
12. a) permitir la apropiacion legal de la renta de la tierra urbana y rural ( manifiesta en su precio de mercado) por sus dueños sendos y
13. b) surtir la base del tesoro publico con el sistema de impuestos creado por la ley en 1932 incrementado a través de los años, conformando un enjambre legal asfixiante de la producción y el consumo, al mismo tiempo, que genera un “orden economico complementario”, desconocido en su real constitución pero apreciable por sus efectos sobre la vida material y moral de toda la población.
14. Argentina carece de sistema monetario. La falta de voluntad política necesaria para modificar el actual complejo sistema impositivo unitario (nos referimos a la no apropiación privada de la renta inmobiliaria , sustituida el destructivo régimen unitario de impuestos) ha generado otro mal gravisimo: su mal sistema monetario. Con la aceptación de una “inflación crónica”, la Argentina ha degradado su moneda al extremo que en la actualidad carece de una real moneda. Los billetes en circulación sirven para el cotidiano consumo interno. Todo habitante trata de deshacerse de la moneda nacional que llega su poder lo antes posible, pues sabe que en el mejor de los casos en el curso de un año perderá mas del 30% de su poder adquisitivo. Quien pueda atesorar, lo hará, pero en moneda extranjera y en bancos del exterior. La Argentina sufre la carencia del esencial recurso para una economía contemporánea: un sano sistema monetario.
15. La propiedad de tierra fuente de ganancia y desequilibrio social. Esta falencia monetaria estimula la tendencia a “atesorar” adquiriendo con dinero papel derechos de propiedad sobre inmuebles. Con “títulos de propiedad sobre la tierra” se busca preservar el valor que pierden los “títulos monetarios”. Las consecuencias son muy malas y una peor que la otra.1) La “tierra” recurso de vida, pasa a ser “caja de ahorro” cuando no fuente de “poder económico”. 2) Ergo, a pesar de abundancia de tierra física, hay “escasez de tierra” para quienes la necesitan para vivir y trabajar. 3) Por “falta de tierra” al alcance de quienes trabajan, se incrementa el “hacinamiento” urbano. Donde falta lugar para l trabajo se lo sustituye con el “rebusque”. Los “mercados callejeros” sobre las veredas de la gran ciudad son una de las tantas pruebas. 4) el Hacinamiento no es uniforme sino extremadamente variado: de el que ocurre en gente pudiente mediante departamentos apilados en “propiedad horizontal” hasta los “conventillos”, y usurpaciones de lugares públicos y particulares.
16. Desarreglo población. La mayor la demanda de tierra (por incremento de población, desarrollo de la actividad y preservación de lo ganado), permite al propietario obtener “ganancias no ganadas” por el trabajo o la inversión de capital. Como contra partida el aumento del precio de la tierra genera una creciente dificultad para acceder a ella por parte de las nuevas generaciones , frenan inmigración de gente productiva del exterior y promueve corrientes migratorias internas : a) hacia el extranjero y b) desde lugares nativos poco poblados hacia los grandes centros urbanos.
17. La cuestión mas ignorada en la actualidad. A pesar de los crónicos malos efectos citados en los párrafos 5, 6 y 7, las leyes que los provocan y la magnitud de los daños causados por la apropiación privada de la renta de la tierra y los causados por los impuestos, no demandan la necesaria atención como primer “problema del orden social”. De esto no se ocupan los programas de estudio de los institutos de enseñanza, ni los partidos políticos, ni los gremios de trabajadores asalariados, ni las agrupaciones de empresarios ni, en general, la opinión publica. Las “quejas” generales abundan, pero vacías de propuestas. No se abre un amplio debate sobre las raíces al sistema legal vigente. No poniendo sobre la mesa la cuestión de la “legitimidad” del sistema imperante, la “cuestión de la tierra y su renta” no figura entre los temas que interesen a la gente en general. Hay quejas, por cierto. Se en general la gente se queja como lo hace “del mal tiempo”. Son malos “tiempos” y aguardar ca que las cosas mejoren. Entretanto cada quien se procura guarecerse a su manera. Muchos “mas vivos” se unen para obtener beneficios “especiales” del gobierno. En democracia – curiosamente – son otros los asuntos demandan mayor atención. La cuestión de “la tierra” y “su renta” ni asoman en el debate público sobre cuestiones económicas.
18. Resumen. Tres políticas legales han arruinado a la Argentina
1º) Régimen de propiedad de la tierra y de su renta establecido por el C. Civil (1870) ;
2º) el régimen de impuestos al trabajo, la producción y el consumo (1932) y
3º) la planificación estatal de la economía (desde 1943 hasta hoy) han arruinado a la Argentina. Ha quedado fuera del mundo.
19. El nada insignificante daño de la “ruina demográfica”. Prueba cantante de aquel fatal derrotero que un país con 2,7 millones de kilómetros cuadrados parece no poder albergar decentemente ni a 40 millones de habitantes. La mitad de esa población subsiste hacinada en menos de 4000 km2. 3 millones en la CABA, 12 millones en el Gran Buenos Aires , y el resto en el Gran Rosario y la Gran Córdoba, entre otras pocas “grandes urbes” provincianas. como Avellaneda o La Plata Otros 20 millones replican el hacinamiento en las “capitales” de despobladas provincias. Exiliados de sus lugares natales hacia esos conglomerados se cuentan por millones.
20. De la nutriente inmigración a la expulsión de la poblacion. De 1860 a 1930 – cuando regia la Constitucion – el pais se pobló con inmigrantes de notables paises. Desde 1950 a la fecha, forjado el actual unitarismo nacionalista nuestra población emigra hacia los lugares que su patria no le brinda. Se calcula en mas de de 3 millones de argentinos los radicado en el extranjero. Y la emigración de cada dia no cesa.
21. No conocer esta historia ni reconocer sus causas agravará más y más al “conflicto social permanente”. El futuro nos exige una clara reflexion sobre las tres causas legales de nuestra decadencia. Necesitamos un derecho que rebaje la carga impositiva , recurra a la recaudación de la renta del suelo y nos dote de moneda. Asi de simple, asi de difícil.
Hector Raul Sandler
Buenos Aires, septiembre 30 de 2017

viernes, 29 de septiembre de 2017

"Sobre la corrupción de la historia como instrumento del poder tiránico unitario"





NUEVO Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal
“La civilización es un aprendizaje de la historia” David Hume
"La historia es básicamente hablando la lucha constante entre el derecho romano y el derecho cristiano... la lucha continuara hasta el final de los tiempos con el triunfo definitivo de la Jerusallem celeste -derecho cristiano-" San Agustín "Ciudad de Dios"
"Quien maneja la historia maneja "el derecho""... "lo que mas importa es quien pone la ley" Guillermo de Ockham franciscano ingles 1230
Escuchar a Romero hablar de la miseria del historicismo K -o relato populista- es como escuchar a Alberdi hablar sobre la miseria del historicismo nacionalista que Romero representa diciendo: “En nombre de la libertad y con pretensiones de servirla, nuestros liberales Mitre, Sarmiento o Cía, han establecido un despotismo turco en la historia, en la política abstracta, en la leyenda, en la biografía de los argentinos. Sobre la Revolución de Mayo, sobre la guerra de la independencia, sobre sus batallas, sobre sus guerras, ellos tienen un alcorán que es de ley aceptar, creer, profesar, so pena de excomunión por el crimen de barbarie y caudillaje” (“Escritos póstumos”).
Estamos en barbarie, signada por 150 años de violencia política, por el derecho impuesto por la Academia Nacional de Historia en complicidad con la Academia Nacional de Ciencias Morales, para torcer el derecho cristiano o individual de la Constitución Federal Argentina de 1853 -según la Revolución de Mayo de 1810-, via Reformas constitucionales "unitarias" -o nacionalista- de 1860, 1958 y 1994 y cuyo hito mas importante fue la sanción de la Constitución Civil de 1869 -de corte romanista- en flagrante oposición a la Constitución Argentina; Alberdi diría al respecto: "En el Código Civil se ha instalado una fuerza destructora mas poderosa que todos los ejércitos del Brasil" fuerza destructora que mantiene opresa a la argentina civilizada hasta hoy.
No puede construirse un futuro venturoso sobre la base de un pasado falsificado y ordenarlo es la misión del nuevo Instituto de Revisionismo Historico Manuel Dorrego del Partido Federal .
La historia oficial, la que siempre nos contaron y nos enseñaron, es la que escribieron los vencedores de las guerras civiles del siglo XIX y su espíritu no pudo sino reproducir la ideología unitaria, oligárquica, porteñista, liberal en lo económico y autoritaria en lo político, antihispánica y anticriolla de aquellos cuyo proyecto de país estaba resumido en el dilema sarmientino entre “civilización”, lo europeísta-porteño, y “barbarie”, lo criollo-provincial. Bien diferente al dilema de Mayo encarnado en Alberdi donde “civilización” es la “seguridad” sobre la vida y hacienda de las personas y “barbarie” la “inseguridad” sobre la vida y hacienda de las personas.
Bartolomé Mitre vencedor en la batalla de Pavón (1861) adhiere a la Escuela Historiográfica Franco Germánica que nace con la corriente Nacionalista de Ernest Renan (1823-1892). Dicha corriente historiográfica se pregunta que hacer para hermanar regiones enfrentadas ancestralmente. La respuesta es clara, debemos “construir” una nueva historia. Una historia inmaculada de hombres probos que generen “confianza patriótica” para poder conformar ejércitos nacionales. Si es preciso mentir y ocultar hechos hay que hacerlo, es necesario construir la nueva nación sobre un pasado glorioso, como basamento para conquistar un futuro venturoso.
De la misma índole había sido el consejo de Salvador María del Carril en 1829 a Lavalle: “Fragüe el acta de un consejo de guerra para disimular el fusilamiento de Dorrego porque si es necesario envolver la impostura con los pasaportes de la verdad, se embrolla; y si es necesario mentir a la posteridad, se miente y se engaña a los vivos y a los muertos". Terminaba urgiéndolo a hacer desparecer la prueba de su villanía: “Cartas como éstas se queman”.
Al asesinato de Dorrego en 1828 la Facultad de Derecho de Buenos Aires abandona la tradición de la Escolastica Salmantina -cristiana- y los unitarios imponen la Escolastica Napoleonica -romanista- "para que unos hombres en nombre del estado puedan atacar a otros hombres -los trabajadores via rigimen de impuestos al trabajo-" J.B.Alberdi
Luego de la tragedia de Navarro los unitarios se lanzaron al exterminio del gauchaje federal.
Dicha matanza se repitió, amplificada, cuando, luego de que Urquiza entregase a Mitre el triunfo en Pavón, los porteños organizaron el ejército nacional que fue lanzado a las provincias para ocuparlas y desalojar a sus gobernantes federales.

Además, bajo el mando de los crueles coroneles uruguayos, Arredondo, Paunero, Flores y Sandes, se castigó ejemplarmente a todo aquel que no se sometiera al proyecto porteñista, iniciándose una salvaje cacería de los caudillos resistentes a tanta prepotencia.
Citemos al locuaz Domingo Faustino: "Los sublevados serán todos ahorcados, oficiales y soldados, en cualquier número que sean" (año 1868). "Es preciso emplear el terror para triunfar. Debe darse muerte a todos los prisioneros y a todos los enemigos”. No es aventurado el cálculo de que en los quince años posteriores a Pavón murieron la mitad de los gauchos de la campaña. La propuesta fue más allá del aniquilamiento físico y apuntó a la extirpación cultural, también psicológica, de los principios de Mayo y de todo aquello que oliera a plebeyo y autóctono, identificado con barbarie, y lo hispánico, homologado a decadencia. Se estableció así una condición esencial de la dependencia argentina de intereses ajenos a los patrióticos en complicidad con su dirigencia política y económica.
El mecanismo automático que funciona a nivel colectivo, en cada argentino, y se activa sin que se tenga conciencia de ello pues está muy arraigada en nuestra cultura, más aún: en nuestro psiquismo, que lo culto, lo civilizado, lo deseable es lo exógeno.

Una manifestación de ello es la autodenigración, exacerbada últimamente en publicaciones y documentales empeñados en ensalzar nuestros fracasos e incompetencias.

Ese diseño es el que se prolonga hasta nuestros días, con las variaciones impuestas por épocas y circunstancias, y a su calor se desarrolló la historiografía que le era funcional, sustentada por ceremonias escolares, marchas patrióticas, libros de texto, cátedras universitarias, academias y el dominio de los mecanismos de prestigio y de financiación.

Revisar la historia consagrada obliga a rescatarse de la inducción de lo aprendido y repensar desde una perspectiva propia que supere el desprecio culterano por lo popular, lo criollo, lo hispánico y lo religioso, elementos fundamentales de lo autóctono, y que no se fundamente en la idealización y mimetización con lo foráneo, empeño que la globalización al servicio del astuto poder planetario ha llevado hasta el saqueo de la intimidad psicológica .
El forjista Jauretche, cuando dichos mecanismos no eran todavía tan alienantes, se refirió a ello: “Fue una labor humilde y difícil, porque tuvimos que destruir hasta en nosotros mismos, y en primer término, el pensamiento en que se nos había formado como al resto del país y desvincularnos de todo medio de publicidad, de información y de acción pues ellos estaban en manos de los instrumentos de dominación, empeñados en ocultar la verdad”.
La tarea no es fácil, por momentos desanimante: “Todo escritor nacional ha experimentado alguna vez la sensación de un muro que lo asfixia y la interrogación concomitante acerca de si la lucha empeñada tiene un sentido que la justifique” (Scalabrini Ortiz).
Porque el principal obstáculo no está afuera sino principalmente en el interior de nosotros mismos, modelados psicológica y culturalmente de acuerdo a los aparatos ideológicos del estado cesareo romanista renacido después de Pavón y exacerbado por la evolución mundial hacia un fundamentalismo capitalista.
Y la historia oficial es uno de los principales, y más prematuros pues opera desde la preescolaridad, de dichos mecanismos. Es por ello que el interés por el revisionismo se galvaniza en etapas en que el dominante sistema social, económico y político es fisurado por las crisis y pierde algo de su consistencia, como sucedió en los 30 y al principio de este siglo.
Deberemos tener en cuenta, por ejemplo, modernos obstáculos para acceder a una sólida construcción identitaria, indispensable para el reconocimiento de un pasado propio y diferenciado, como los descriptos por Bauman al referirse a la “vida líquida” caracterizada por la precariedad y la incertidumbre que obliga a recomenzar siempre: “Entre las artes del vivir moderno líquido y las habilidades para practicarlas, saber librarse de las cosas prima sobre saber adquirirlas”. Las convicciones y los marcos referenciales son entonces tan evanescentes como los objetos que son comprados para ser prontamente considerados desperdicio y ello atenta contra las afirmaciones antitéticas de la globalidad indiferenciante. “Los miembros de la sociedad –explica Bauman– buscan desesperadamente su ‘individualidad’, ser un individuo. Esto es, ser diferente a todos los demás. Sin embargo, si en la sociedad “ser un individuo” es un deber, los miembros de dicha sociedad son cualquier cosa menos individuos, distintos o únicos”.
La Constitución de los EE.UU. decía "Los Estados Unidos somos" y después de la guerra civil paso a decir "Los Estados Unidos es" por arte de magia "los universales cobraron vida" la ficción se hizo realidad.
Ser un “individuo”, entonces, significa ser idéntico a todos los demás. Por ejemplo, aceptar la historia tal como nos la han impuesto por interés, por ignorancia o por miedo a ser distintos. La amenaza es la marginación, no pertenecer a la sociedad individualizada. En el campo historiográfico, no ser tenido en cuenta para sitiales académicos, cátedras, empleos, becas, subsidios, viajes. Por ello es comprensible que jóvenes historiadores elijan conciente o inconcientemente no apartarse de lo establecido para poder profesionalizar su vocación y este mismo fenomeno se repite en el estudio del Derecho y la Economía.
Entre el trauma y la ceguera quedaran los intelectuales atrapados entre un Código Civil que permite que los ricos le roben a los pobres y un código penal que tratara de impedir que los pobres le roben a los ricos; como bien señala el aforismo francés .
Lo que unía y une a los revisionistas es lo que en “Política Nacional y Revisionismo Histórico” expresó Arturo Jauretche: “Véase entonces la importancia política del conocimiento de una historia auténtica; sin ella no es posible el conocimiento del presente y el desconocimiento del presente lleva implícita la imposibilidad de calcular el futuro, porque el hecho cotidiano es un complejo amasado con el barro de lo que fue y el fluido de lo que será, que no por difuso es inaccesible e inaprensible”.
El abogado y economista Armando RIBAS afirma que los abogados argentinos son "ignorantes ilustrados" (ignorantes del Derecho de civilización, de los modernos de la Constitución de 1853 e ilustrados en el derecho antiguo y bárbaro del Código Civil) y "que los economistas argentinos son ignorantes sin ilustrar" (ignorantes del sistema rentístico de recursos del Estado de la Constitución de 1853 ya que el mismo no solo no se lo trata en nuestras facultades, sino, que ni siquiera se lo menciona). Como resultado Nietzsche decía: "la forma más rápida y eficiente de transformar a un joven inteligente en un imbécil -y en un peligro para la humanidad- es enviándolo a la Universidad" .
El mayor logro del historicismo canonico neoclasico, tributario y esclavista, es la aceptación de la victima de sus premisas básicas y no sólo por algunas victimas, sino para la mayoría de ellas. En los periódicos, en la radio, en las escuelas y universidades, en todas partes el error “neoliberal tributario” es predominante, y está seguro y confortablemente escondido en la opinión pública, que está de su lado. Por esta via la noble igualdad y el grito sagrado de libertad serian desterrados.
Para destrabar el círculo del silencio que pesa sobre la Revolución de Mayo debemos comenzar tirando del hilo de la historia.
A 200 años, es en la Revolución de Mayo de 1810. donde se encuentran las soluciones a los problemas económicos, políticos, sociales y culturales de hoy. Sin embargo sigue siendo motivo de ocultamiento para nuestros abogados, economistas, políticos, historiadores y periodistas profesionales.
En 1880 Alberdi en su discurso “La omnipotencia del estado es la negación de los derechos individuales” decía: “La raíz mas profunda de nuestras tiranías modernas radica en la concepción greco-romana de patria y patriotismo que nuestras universidades copiaron de la Francia”
Alberdi advertía que a la fuerza centrifuga generada por nuestra Revolución de Mayo, que buscaba la individualidad de cada argentino, garantizada en la Declaración de Derechos individuales de la Constitución de 1853; se oponía una fuerza “colectivista” centrípeta que venia del antiguo régimen tribal y patriótico greco-romano.
A esa fuerza colectivista centrípeta se le sumaba la del naciente nacionalismo que unida al modelo canónico neo-clásico terminaría definitivamente con los postulados de la Revolución de Mayo y su Constitución de 1853.
El modelo “canónico neoclásico” del nacionalismo tendría tres patas:
1) Cambiar el ordenamiento jurídico moderno liberal, democrático, federal, igualitario, republicano y de civilización de la Revolución de Mayo según su Constitución de 1853, por el antiguo Derecho canónico mediante la sanción del Código Civil, como claramente advirtió Alberdi en 1896 en su critica al Código Civil que reestablecería el antiguo regimen y una sociedad jerárquica, clasista, esclavista, unitaria, injusta, antidemocrática y bárbara.
2) Modificar el ordenamiento económico moderno, terminando con el Sistema Económico y Rentístico de recursos del Estado según su Constitución de 1853 para ser reemplazado por el perverso Regimen de impuestos al trabajo y a al consumo romanista de recursos del Estado; hoy conocido como Neoliberalismo.
3) Para concluir la faena jurídica y económica la tercera y más importante herramienta fue la manipulación de la historia.

En tiempos del reinado de la post verdad siempre es bueno recordar que "Solo la verdad nos hará libres".

Por Guillermo Andreau* (parcialmente robado a Pacho Odonell)

*Director del Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego del Partido Federal
Manuel Dorrego fue el fundador en 1820 del Partido Federal.

lunes, 31 de julio de 2017

EL CAMBIO NECESARIO PARA DESPUÉS DE LAS ELECCIONES


Hector Sandler, Profesor Consulto, Derecho, UBA


En la Nación del 27 de julio/2017 Daniel Gustavo Montamat al tratar de “Los consensos que serán necesarios tras la elecciones”, en la parte final sostiene, y con razón, que “la Argentina no ha podido desde el golpe del 30 exorcizar la idea que la democracia de la Constitución es débil y que la suma de consensos políticos dentro de su marco es signo de resignación y contubernio”. Para salir de falsas alternativas practicadas y lograr fortalecer la democracia, sostiene que en las próximas elecciones se pone en juego mucho más que una gestión, pues, a su juicio, cumplidas que fueren hemos de elegir “los instrumentos institucionales del cambio”. Con ese propósito considera de primerísima prioridad que nos apliquemos a lograr “los consensos básicos liminares para pavimentar la ruta republicana” , los que a su juicio son tres: un nuevo pacto fiscal, una reforma política y una reforma judicial.

Sin restar importancia a las dos ultimas, y tratando de lograr el necesario consenso, me limitare a exponer sobre la primera de las cuestiones propuestas. De paso, el examen que haremos, mostrara porque es “débil” nuestra democracia política. Examinaremos ciertos conceptos indispensables para legislar con el fin de lograr, de una vez por todas, la siempre prometida y nunca lograda, recuperación económica y social de nuestro país. Comienzo por sostener que tras ese objetivo es indispensable sustituir al actual régimen de impuestos por un sistema muy distinto. Uno opuesto al actual, que como principio rector, mas allá del palabrerío, dice: “Produce y serás castigado, consume y serás penado” . Necesitamos uno opuesto en 180º. Uno que premie la producción y el consumo a la vez que asegure recursos necesarios para el gasto público.

Esta ambición no es fantasía. Es absolutamente posible si se legisla correctamente. Necesitamos un sistema de recursos dinerarios para los gobiernos (de la nación y las provincias) que a la vez que dote al Estado de fondos, de modo principal sirva para poner en marcha a la Economía Social. A tal fin hay que echar por la borda al “saber oficial” y atenerse a principios que pongan en existencia un orden económico social productivo. Útil para la vida de las familias y satisfactorio para el progreso social. La formula corriente , tremendamente falsa, es la base teórica del actual régimen de impuestos. Atribuye la producción económica a solo dos factores: Trabajo + Capital . Es una falacia. Se pasa por alto que sin “Tierra” ningún trabajo es posible y por tanto menos posible es formar Capital ahorrando parte del producto.
El escamoteo intelectual del factor “tierra” no es insignificante para la real constitución de la sociedad humana. En primer lugar se quita de la vista de la gente que la tierra es la base material de la vida y de toda actividad económica. En segundo lugar abre camino al peor trato que se puede dar a ese recurso natural base de la vida: se induce a la gente a tratarla como una mercancía. No es casual que una antigua inmobiliaria sostuviera como lema publicitario “No hay mejor negocio sobre la tierra que la tierra misma” . Con la borratina del factor “tierra” de la ecuación de la producción , es imposible toda consideración a la hora de planear la distribución. El “valor de la tierra” en dinero y fijado por el mercado es derivado de la finitud de la superficie territorial. De su progresiva escasez a tenor de una creciente demanda. Esto se manifiesta en el llamado “valor de la tierra”.

Las teorías económicas al uso borran de los textos y de la conciencia social a ese valor, que en cierta forma y con razon ha sido llamado “Capital Social” de un país. Este valor se manifiesta en el precio de mercado de cada lote de tierra , sin tener en cuenta a las mejoras sobre él construidas. El deriva de su cercania a los mercados de producción y consumo y – especialmente en las ciudades – de las mejoras privadas y publicas que rodean al lote de tierra. Vaciada la ecuación el valor del factor “tierra”, nadie se pregunta sobre el malsano destino que hoy tiene ese valor manifiesto en el precio de mercado. La “renta anual que sobre la tierra existe y crece” se debe a la demanda. Esta cuestión es silenciada por la actual enseñanza de la economía y del derecho. Fue presentada con claridad por la Economía Clásica. Para los fundadores de la Ciencia Económica tres eran los factores de producción: el Trabajo, el Capital y los Recursos naturales (llamados “tierra”, urbana y rural). A partir de esta conceptualización, en tres partes debía distribuirse la “riqueza anual producida”. Una parte para el pago Salarios , otra llamada Interés para los aportadores Capital real y una parte – llamada Renta - para los aportados de lotes de tierra (urbana y rural). Esta en verdad debe ser para la sociedad, pues ésta es la “propietaria eminente del “territorio” del cual es parte cada lote de “tierra”. Insistimos : cada parcela de tierra, grande o pequeña, es parte del “territorio” sobre el cual la Soberania se ejerce. Por ello el rendimiento de esta parte ha de ser destinado a solventar los gastos de la Sociedad. De este modo cada Gobierno podría contar con los fondos necesarios para afrontar el Gasto demandado por los “bienes públicos” y la tierra dejaría de ser objeto de ”especulación” o servir de “caja de ahorro”. El tener que pagar esa renta al gobierno tiene dos ventajas: 1) la primera, que todo lote de tierra seria ofrecida al mercado para su uso y producción; 2) El cobro de esa renta por las sendos gobiernos (de municipios, provincias y estado nacional) proveria lo necesario para el Gasto y con ello libera a los productores y consumidores del pago de los actuales disparatados Impuestos. El gran presidente Roque Saénz Peña pretendió establecer este sistema legal como base para la sana democracia que proponía. Con ese fin envió al Congreso dos leyes. Una establecía el “voto secreto, universal y obligatorio” dando paso a la “democracia política”. La otra ley procuraba la “democracia económica”, base y condición de la política. Establecía como obligación a cargo de los propietarios en tierra pagar el impuesto anual proporcional al valor real de la tierra sin considerar las mejoras. Los intereses creados y su prematura muerte evitaron tratar esta ley. Otro importante antecedente argentino, poco recordado, es la legislación dictada por el gobierno de la provincia de Córdoba a cargo de Amadeo Sabattini. Su situación fiscal como miembro del Partido Radical (cuando el gobierno nacional estaba en manos de los Conservadores), era muy difícil. Para sortear la dificultad y contar con los recursos dinerarios necesarios para cumplir con su plan de gobierno, logro que la Legislatura dictara una ley como la que aquí se propone. Hasta hoy se lo recuerda por la prosperidad economica que logro a pesar de la adversidad del gobierno nacional.

Luego de tres decenios de democracia política se ha tornado indispensable establecer la democracia económica. El bienestar general y el porvenir de la República lo exigen.
Buenos Aires, Julio 28 de 2017