lunes, 26 de abril de 2010

Escuela Austríaca + Sistema Rentistico para terminar con el Ciclo Económico.


El economista norteamericano Fred E. Foldvary en su blog “The Progress Report” de marzo del 2010, sostiene que el bienestar de una sociedad moderna requiere, para su salud económica/financiera, dos fundamentales sistemas concurrentes: uno, principal, consistente en la recaudación del valor de la tierra medido a precio de mercado. El otro para nada menos importante, un sistema de libertad monetaria. El economista nombrado encuentra necesario – para una mejor política de estado - reunir en un solo pensamiento teórico las conclusiones de la Escuela de Henry George y la Escuela Austríaca de economía. Pensamos que conviene poner a consideración de los lectores del blog “El Relativismo Jurídico” el artículo de Foldvary, pues en actitud positiva posibilita un camino para reunir pensamientos separados, pero cuya unidad se requiere para lograr una mayor libertad económica de los individuos en un ambiente de mayor justicia social. H. R. Sandler



¿Lo bueno en demasía, es malo? El solo auge del crédito resulta dañino

Fred E. Foldvary,


La investigación reciente de los economistas Moritz Schularick y Alan M. Taylor ha confirmado la teoría de que los auges económicos son alimentados por un crecimiento excesivo del crédito. Ellos han escrito un artículo titulado “Credit Booms Gone Bust: Monetary Policy, Leverage Cycles and Financial Crises, 1870–2008" (http://www.nber.org/papers/w15512), published by the National Bureau of Economic Research.

Una de las principales causas de la Gran Depresión fue el auge del crédito, según el análisis de Barry Eichengreen y Mitchener Kris en su artículo, “The Great Depression as a credit boom gone wrong” (BIS Working Paper No. 137, http://www.bis.org/publ/work137.pdf).

Eichengreen y Mitchener citan la obra “Progreso y Miseria” de Henry George como sustentadora de una temprana teoría de los auges y caídas basada en la especulación con la tierra. También dan crédito al pensamiento económico de la escuela austríaca, de modo principal Friedrich Hayek y Ludwig von Mises, quienes habían desarrollado una teoría de la coyuntura en la que de crédito desempeña el papel central. Para la teoría austriaca la teoría de Henry George sobre los ciclos económicos es complementaria, en cuanto que para George el aumento de los valores de la tierra es la principal causa de las depresiones.

La expansión del dinero y del crédito reduce las tasas de interés e induce una mayor producción y promueve la compra de bienes de capital de larga duración y de tierra. La inversión más importante y la especulación se dirige a los bienes raíces. Gran parte de la inversión consiste en la construcción de edificios y de bienes duraderos que van a edificios, así como la infraestructura para los servicios que requieren los bienes inmuebles. Gran parte de los beneficios de una expansión económica concurre a formar una más alta renta de la tierra a un mayor valor del suelo, por lo que los especuladores aprovechan para beneficiarse con este “apalancamiento”. Esto crea un aumento insostenible del valor de la tierra. Los bienes raíces son demasiado caros para los usos requeridos, suben las tasas de interés y aumentan los costes de bienes inmuebles. La inversión comienza a bajar y luego declina. La caída consecuente de los valores de la tierra y de la inversión reduce la producción total, genera desempleo, y finalmente cae el sistema financiero.

Podemos preguntarnos si esta teoría es consistente con la evidencia histórica. Una rama de pruebas es la historia del ciclo inmobiliario, que ha sido investigado por las obras de Homero Hoyt, Fred Harrison, y mis propios escritos. Otra línea es la historia del auge del crédito, como lo demuestran Schularick y Taylor, quien reunió a un gran conjunto de datos sobre el dinero y el crédito en 12 economías desarrolladas desde 1870 hasta 2008. Muestran cómo ampliaciones de crédito se han relacionado con la expansión de dinero, y cómo las innovaciones financieras han aumentado considerablemente el crédito. Debido a que los auges económicos son alimentadas por la expansión del crédito, Taylor Schularick consideran que los auges de crédito puede utilizarse para pronosticar la crisis que viene.

Los seguidores de Henry George se han centrado en el aspecto inmobiliario del auge y caída económica, en tanto que la escuela austriaca se ha focalizado en el crédito, las tasas de interés, y bienes de capital. Una explicación completa requiere de una síntesis de las teorías de ambas escuelas. Sin embargo la obras más recientes consideran como asunto principal el auge del crédito y no han producido una síntesis entre la teoría de George y la Escuela Austriaca. Para eliminar el ciclo de auge y caída, tienen que ser afrontados ambos aspectos: la importancia de la tierra (bienes raíces) y el financiero (dinero y del crédito).

Los economistas de la Escuela Austriaca actual como Larry White y George Selgin han investigado la teoría y la historia de la banca libre, la verdadera política de libre mercado con supresión del banco central, así como las restricciones a la banca , la limitación y el control de las tasas de interés. Para los sostenedores de la banca libre pura, no habría una base real del dinero como el oro o una cantidad fija de dinero suministrada por el gobierno. Los bancos emitirían sus propias notas privadas convertibles como base monetaria a una tasa fija. La convertibilidad y la estructura bancaria competitiva suministraría de manera flexible el dinero junto con la estabilidad de precios. Los bancos se asociarían para ofrecerse unos a otros préstamos cuando un banco se enfrenta una necesidad temporal de más dinero o para proveer la constitución de un prestamista de última instancia.

Sin embargo los miembros de la Escuela Austriaca y los economistas que han estudiado los auges de crédito no han entendido la necesidad de prevenir la burbuja de la tierra mediante el recurso de gravar la mayor parte del valor de la tierra. Esto eliminaría la especulación con la tierra y la demanda de crédito por parte de los compradores de tierras.

Los teóricos de la burbuja de crédito no han entendido que la regulación financiera y las normas para los bancos centrales no bastan para resolver el aspecto financiero de las burbujas de crédito. Los auges de crédito siempre terminan mal. Como los mismos austríacos han señalado, no existe ningún método científico para saber la cantidad exacta de dinero o los tipos de interés óptimo. Sólo el mercado puede descubrir el tipo de interés que equilibra el ahorro y el préstamo, y sólo el mercado puede equilibrar la oferta monetaria con la demanda de dinero.

El remedio para loa ciclos de auge y caída son dos simultáneos: la recaudación del valor del suelo y la existencia de una banca libre. Con sólo esta última, sin la primera, la especulación. en apariencia no sería tan mala, pero puede hacer daño cuando atraídos por el aumento de valor de la tierra, los que especulan con ellas, apartan al crédito de sus usos productivos. A la inversa, si solo se recurre a la tributación por el uso de la tierra, pero sin sistema estable de crédito, se producirá una excesiva construcción edilicia y un derroche de recursos en bienes de capital fijo, reduciéndose así el capital circulante necesario para generar producción y empleo, tal como el economista Mason Gaffney lo ha explicado.
En suma la felicidad económica requiere a la vez la recaudación pública de la renta del suelo y un libre mercado monetario.

Tr.H.R.Sandler

1 comentario:

Ángel dijo...

Interesantes comentarios soble la escuela asutraica. EL creicimeinto sólo a base de endeudamiento es un peligro, al menos cuando se acaba y ya no se puede aumentarla deuda. Grecia lo está sufriendo en sus carnes.

Tal ves sea útil un poco más de información sobre la Escuela Austriaca http://cli.gs/hWSeeH

Un saludo